En América

La Compañía de misiones

El Señor quería que la Compañía del Salvador se extendiera más allá de las fronteras de nuestro país. Su SS. Pío XII hizo un llamamiento a todos los religiosos españoles a evangelizar Sudamérica. Era una ocasión única de mostrar la fidelidad a la promesa de especial obediencia al Santo Padre, que hoy realizan todas las religiosas de la Compañía en forma de voto. El país elegido fue Venezuela, seguramente debido a que el Padre Mazón, que tan de cerca siguió siempre a la Compañía, había sido destinado allí como Provincial.

   

CARACAS 
Las jóvenes junioras (religiosas de profesión temporal) soñaban con las misiones en América, en la Rusia comunista, en el mundo entero… En 1958, acudieron a Caracas con la intención de atender a los más necesitados; pero el señor Arzobispo les señaló su cometido: abrir un colegio en la zona residencial de Las Mercedes, ya que no existía allí ninguna escuela católica y comenzaban a notarse los efectos de una educación al margen de la vida de la Iglesia. “Abran el mejor colegio de la ciudad”, fueron las palabras del señor Arzobispo.

 

Y la Madre María Félix, a pesar de la falta de recursos económicos, no escatimó en gastos, confiando en la Providencia divina.

 

Colegio de Caracas Urbanización Las Mercedes

MARACAIBO 
En 1966, el Arzobispo de Maracaibo (Venezuela), les pidió que se hicieran cargo del colegio que dejaban las Ursulinas, aunque tuvieran que dejar la casa de Tamare, también en el Estado Zulia, tan querida para la Compañía.

 

De carácter temporal fue también la fundación en Cerro Chato (Uruguay).

 

Colegio de Maracaibo

BRIDGEPORT 
La fundación en Bridgeport (Estados Unidos), en 1961, es fruto de una cualidad muy de nuestra Madre: su generosidad. 

 

Escuela Parroquial en Bridgeport
Casa de comunidad en Bridgeport

 

La Madre María Félix se encontró en el aeropuerto de Caracas con un sacerdote desconocido que, al parecer, esperaba en vano que alguien fuera a recogerlo. Ella se acercó y le ofreció coche y alojamiento en el colegio. Aquel sacerdote resultó ser el P. Patrick Peyton, C.S.C., que se encontraba allí para preparar su primera “cruzada del Rosario” en el país. En la actualidad ha sido iniciada la causa de canonización de este sacerdote.

Desde ese momento se entabló una gran amistad entre el P. Peyton y la Compañía del Salvador y, por su medio, el obispo de Bridgeport admitió a las religiosas de la Compañía para trabajar en una escuela parroquial para la educación de puertorriqueños y negros.

 

PUERTO RICO 
La última casa fundada fue en 1975 en San Juan de Puerto Rico, con un colegio que abarca desde Preescolar hasta el primer ciclo de Secundaria. ¡Cuánto sintió la Madre no poder atender la petición del Cardenal de Puerto Rico de dirigir la Universidad Católica de San Juan debido a la falta de personal!

 

Colegio de Puerto Rico Vista aérea